TINÚM, Yuc., 20 de marzo de 2020.- Cerca de 800 artesanos que laboran dentro de la zona arqueológica de Chichén Itzá, de los que dependen aproximadamente 20 mil personas, entre familia y trabajadores, se quedarán sin empleo y sin ingreso diario por el cierre del sitio, después de que el gobierno del estado de Yucatán declarara medidas de contingencia sanitaria para prevenir la propagación del Covid 19 que hasta el momento ha infectado a 13 personas en la entidad.

Desde las 6 horas del martes 20 de marzo, el grupo de trabajadores de provenientes de las poblaciones de Pisté, Xcalakoop, Yokdzonot y sus alrededores, se reunieron en el entronque de la entrada principal a la zona arqueológica para exigir al personal del Patronato Cultur Yucatán y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el libre acceso a la zona arqueológica, ante la sospecha del ingreso de turistas por la entrada alternativa que tiene conexión directa con hoteles como Mayaland, Hacienda Chichén Resort y el Lodge.

Mariana Mex, comerciante maya y líder de algunos artesanos, comentó a Quadratín Yucatán que llegaron desde temprana hora y todos acordaron esperar a que si se le permitía el acceso al turismo, ellos entrarían a trabajar, pues “son 800 artesanos los que trabajan y casi 10 mil familias a las que pueden afectar mucho, porque vivimos al día”.

Más información Aquí