GUADALAJARA, Jal., 5 de junio de 2020.- Más de 5 horas después de la manifestación en el centro de Guadalajara que terminó en violencia, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro dijo compartir la molestia por el asesinato de Giovanni López presuntamente a manos de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, pero aseguró que es una historia llena de mentiras y que los hechos de la tarde del jueves en el centro tapatío tuvieron otros intereses.

“A una legítima manifestación y a un reclamo justo lo invadieron intereses de otra naturaleza, lo llevaron a otro terreno, hoy lo que vimos fue un acto de violencia que nunca habíamos visto en nuestra ciudad, así no nos manifestamos los tapatíos, en esta ciudad ha habido muchas manifestaciones, durante mi gobierno hemos demostrado que aquí se respeta la libertad de expresión, pero también he defendido y he dicho siempre que la violencia no se puede combatir con más violencia, lo que hoy vimos es algo muy distinto a una manifestación legítima y auténtica por una causa que justificaba el hecho de hacerla.”

Como argumento para esta afirmación, Alfaro Ramírez detalló que al arranque de la manifestación desde el Parque Rojo salieron 150 personas quienes iban tranquilos,  pero al llegar el centro se integraron grupos numerosos de personas que no son de Jalisco y con la clara intención de hacer daño.

“Estos hechos ponen en evidencia que detrás de todo lo que está sucediendo en este caso en Jalisco hay intereses muy precisos y muy puntuales construidos desde la Ciudad de México, desde los sótanos del poder, que lo que buscan es dañar a Jalisco, no a su gobierno necesariamente, dañar a nuestro estado, lastimar a nuestro estado en un momento difícil como el que estamos viviendo en medio de una emergencia sanitaria, hoy, los que atacaron Palacio de Gobierno destruyendo el patrimonio que es de todos los jaliscienses, los que incendiaron patrullas de manera irresponsable, los que incluso se atrevieron a prenderle fuego a un policía fueron gente que buscaban otra cosa, que buscaban provocar al gobierno, y quiero decirles que no lo lograron.”

Aseguró que los policías de Guadalajara y del estado se comportaron a la altura de las circunstancias y no respondieron a las provocaciones.

El mandatario agregó que como tapatío no quiere eso para su cuidad, por lo que no permitirá que eso suceda y que quien quiera manifestarse lo puede hacer, pero sin violencia.

“Hubo seis policía heridos y uno que fue quemado por los manifestante, hubo 22 hombres detenidos y dos mujeres, hubo tres patrullas quemadas, y lo que vimos fue literalmente un asalto a Palacio de Gobierno.”

Lee más en Quadratín Jalisco