QUERÉTARO, Qro., 25 de junio de 2020.- La diputada federal por Querétaro, Marcela Torres Peimbert, realizó un foro junto con el Grupo Anticorrupción de Acción Nacional (GAC) y los creadores del Índice de Capacidad Anticorrupción 2020. México aparece en el octavo lugar de América Latina, con la mayoría de las variables medibles por debajo del promedio regional.

«Creo que en este sexenio estamos teniendo y vamos a tener una regresión. Al venir bajando y bajando la popularidad de las democracias en toda la región, no es raro que estemos cayendo en gobiernos del otro lado: autoritarios, personalistas, centralistas, como es el caso de México. Creo que en eso vamos a seguir retrocediendo de manera grave e importante. Están debilitando las instituciones que nos costaron, lo digo a título personal, tanto trabajo construir por años y ahora las está debilitando vía presupuesto y vía cooptación», aseguró la legisladora queretana.

Por su parte, Roberto Simon, jefe del grupo de trabajo anticorrupción del Consejo de las Américas (AS/COA por sus siglas en inglés), indicó que a pesar del discurso del presidente no se ven cambios significativos en la lucha anticorrupción. Señaló que incluso la pandemia ha destapado casos de corrupción muy puntuales. Por lo que calificó de peligroso edificar el discurso sin respaldarlo en las instituciones.

«El discurso anticorrupción es muy peligroso porque puede convertirse muy fácilmente en un arma contra la democracia y contra un partido político específico: sea de centro, de derecha, de izquierda, poco importa. Lo que vimos en la región en los últimos años es que algunos actores utilizaron de manera muy eficiente el discurso anticorrupción para enflaquecer el espacio democrático y la política en términos generales», comentó el experto del Consejo de las Américas.

Geert Aalbers, Director y Gerente de la consultoría estratégica y de riesgo global Control Risks, indicó que México debe seguir trabajando en reformas institucionales que den certeza normativa para aumentar su capacidad de enfrentar la corrupción. Aseguró que, sin independencia, o con independencia pero sin recursos, la lucha contra la corrupción es casi imposible.

“México en cierto sentido ha abandonado algo que era, creo yo, un paso muy importante en el sentido de crear un ambiente anticorrupción mucho más fuerte. Hoy la discusión de la lucha anticorrupción en México está muy centrada en el rol de la UIF, pero hay cuestiones sobre la independencia real de la UIF ¿Quién puede ser investigado? Vemos varios casos interesantes de investigación contra personas, es el caso de Lozoya y varios otros, pero el hecho que de gente cercana al presidente no está, o hay una percepción de que ellos permanecen como intocables, es algo que preocupa y es una demostración de que México tiene mucho qué hacer para garantizar la independencia, la autonomía real de los fiscales, una fuerza del poder judicial para juzgar esos casos de manera que la Ley se aplique para todos», explicó Geert Aalbers.

Al finalizar la sesión, la diputada por Querétaro extendió una invitación a los expertos para que asistan a una reunión con la Comisión Anticorrupción de la Cámara de Diputados, y expongan las variables y ventanas de oportunidad para la lucha contra la corrupción en México.