La Secretaría del Medio Ambiente va tras 1 millón 700 mil vehículos; autos viejos con dueños muy vivos que aprovecharon a la siniestra la oferta de hologramas “cero”, gracias a la red de corrupción protectora de verificentros.

Tras la emergencia de las últimas semanas, el titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano Alamán, encontró la manera de revertir el fraude.

Expertos por fin se dieron cuenta que todos los autos fabricados de 2006 a la fecha están equipados con sistemas electrónicos capaces de medir los gases producidos por la combustión; basta conectar un lector a la computadora del vehículo para saberlo.

¿Nadie les había dicho?

Sin dinamómetros, cables, “brincos” y demás trampas practicadas por los verificentros se promete que el proceso será más eficiente, transparente, económico, y sobre todo, menos corrupto.

Esa es la tirada del titular del Medio Ambiente federal.

¿Del dicho al hecho hay mucho trecho?

Para quitarnos de la cabeza tal duda razonable, la Comisión Ambiental de la Megalópolis prepara los detalles de las medidas que se anunciarán en dos semanas y aplicarán desde el próximo 1 de julio.

Rafael Pacchiano adelanta que habrá mano dura, durísima, con los verificentros y la Procuraduría Federal del Medio Ambiente tendrá los dientes bien afilados. Lo que no dice es que los vehículos “último modelo” serán “los consentidos” y a las “carcachas antigüitas” se les retachará, a menos que se ajusten a los nuevos esquemas de la severa vigilancia ambiental.

Lo increíble es no haber aplicado las medidas desde antes, cuando la tecnología para hacerlo existe desde hace diez años.

Dizque preocupadas por el venenoso aire de porquería, las autoridades pasaron una década dejando crecer las barbas del problemón. En tan largo tiempo, los gobiernos del Edomex, la CDMX y vecinos colindantes, se hicieron bien tontos, por decir lo menos; mantuvieron el modelo arcaico a sabiendas de su ineficacia, o precisamente por eso; solaparon la corrupción y dejaron que el gran negocio engordara con dinero puerco las cuentas bancarias de los avispados dueños de los verificentros quienes se hicieron aún más ricos aprovechando aquella sentencia de la Corte que declaró ilegal el criterio de la edad automotriz para limitar el programa “Hoy No Circula”.

¿Codicia siempre puede más que pericia y justicia?

EL MONJE IMPECABLE: ¿De ahora en adelante el aire rechinará de limpio? ¿Las escaleras de la corrupción se barren de arriba para abajo? Ver para creer.

@JoseCardenas1 | [email protected] | www.josecardenas.com