En las cárceles del país se estima que hay cerca de 400 menores, hijos de reclusas; algunos de ellos viven hasta 13 años tras las rejas; ninguna ley los ampara

MÉXICO, 5 de febrero 2016.- Pequeños de 4 o 5 años que venden droga adentro de la cárcel, niños agresivos, violentos, algunos con sobre-estimulación sexual, pues están presentes en las visitas conyugales; conviviendo con secuestradores y homicidas, son algunas de las condiciones que padecen los llamados “niños invisibles”, personas que nacen y crecen tras las rejas sin haber cometido delito alguno y que, además, no están reconocidos por la ley, detalla 24 Horas.

Es la situación en la que se encuentran alrededor de 400 niños y niñas en prisiones del país, y sólo es una estimación debido a que no se cuentan los niños que están en las cárceles con “autogobierno” (aproximadamente 75% de las prisiones del país), donde ha sido imposible hacer un censo de la maternidad en prisión, por ello resulta indispensable y urgente atender a ese grupo vulnerable, y destinar los recursos y áreas especiales para su desarrollo, exhortó Saskia Niño de Rivera, presidenta de la fundación Reinserta un Mexicano, enfocada a temas de prevención y reinserción social.

En entrevista con 24 HORAS, la activista exhortó a autoridades, organizaciones civiles, y sociedad en general a voltear la mirada y atender la problemática de la maternidad en reclusión a través de políticas públicas y recursos para mejorar las condiciones en las que viven cientos de madres junto con sus hijos privados de la libertad; adelantó que la organización que encabeza prepara un investigación pionera en la materia que buscará identificar los principales indicadores de ese fenómeno y contribuir para dar una respuesta concreta sobre la situación.

Leer más en 24 Horas