El secretario de gobierno recalcó que lo retos al interior de los Ceresos son en materia de modernización, tecnología y justicia acusatoria.

QUERÉTARO, Qro., 15 de diciembre del 2015.- En enero próximo el Gobierno Estatal estaría en condiciones de determinar la sanción e indemnización que les deberá pagar la empresa que les vendió los inhibidores de señal telefónica que no funcionaron, informó el secretario de gobierno estatal, Juan Martín Granados Torres.

Detalló que actualmente la empresa se encuentra en el proceso de aclarar y justificar las deficiencias del equipamiento.

«Una vez que se concluya ese plazo haga lo que haga la empresa se procederá a determinar el procedimiento sancionatorio e indemnizatorio correspondiente, estamos hablando de que prácticamente al inicio del siguiente mes estaríamos en posibilidades de determinar», sostuvo.

Granados Torres aclaró que independientemente del tema de los inhibidores de señal telefónica, los tres retos al interior de los Centros de Readaptación Social (Ceresos) en Querétaro son en materia de modernización, lo cual implica la necesidad de contar con equipamiento para tener supervisión, control y vigilancia, para inhibir la corrupción; en materia de tecnología, a efecto de encontrar los mecanismos prácticos y concretos de respeto a los derechos humanos, tanto de los internos, como de las visitas; y el tercero en materia de la justicia acusatoria, es decir, que los centros penitenciarios sean verdaderos espacios de reinserción.

«Esos serían los tres principales ejes y retos que implicaría el sistema penitenciario en el estado», sostuvo.

Destacó la importancia de que al interior de los penales haya disciplina y control; así como evitar que haya introducción de teléfonos celulares.

«Que el control dentro de los centros penitenciarios sea real, eficaz, sea un tema de honestidad de las autoridades, y eso es lo que se está logrando en estos momentos, se ha reforzado la supervisión (…) esto está mandando un mensaje a todos los internos, los centros penitenciarios en Querétaro van a servir para lo que están diseñados, la reinserción social», añadió.

Actualmente entre los cinco Ceresos se está por abajo del 80 por ciento de la población, es decir, no hay sobrecupo de internos.