Burgos García informó que el área de turismo de Galicia les dio una asesoría y les compartió documentos y planteamientos del Camino de Santiago.

QUERÉTARO, Qro., 6 de febrero del 2016.- La Secretaría de Turismo confirmó que estudian integrar el Camino de Santiago, de España, a la ruta de las misiones y de Fray Junípero Serra, para aumentar el turismo espiritual en Querétaro.

El titular de la instancia, Hugo Burgos García, informó que aún no existe un proyecto como tal, por lo que no podría dar a conocer la inversión que representaría y cuando podría entrar en funciones.

«Hasta que no tenga un proyecto no te puedo decir cuándo (iniciaría), primero que me digan qué se necesita, cómo va a estar el camino», aclaró.

No obstante, reveló que derivado de la gira de trabajo que hicieron en España, el área de turismo de Galicia les dio una asesoría y les compartió documentos y planteamientos del Camino de Santiago, ya que el objetivo es replicarlo tal cual en el estado; recordó que en la ruta original los turistas hacen descansos cada 25 kilómetros en albergues, donde no les venden productos, instalados en las comunidades para detonar la economía de sus habitantes.

Adelantó que en Querétaro podría ser una ruta de 250 kilómetros, que abarcaría todos los municipios.

«De hecho ya estamos, estamos copiando esa es la realidad algunos de los formatos que manejan ellos por el éxito que tiene, se vale copiar lo que es exitoso, entonces estamos haciendo, primero tenemos que ver con alguna gente de ahí, yo creo que van a tener que entrar todos los municipios, porque vamos a ver cómo está el camino y ver quien se va a encargar de estas áreas (…) lo que estábamos viendo es que tienes posibilidades de entrar por San Ciro, por la parte de San Luis Potosí, o por la parte del otro lado de San Luis, por Landa que también puedes entrar y por la parte de Querétaro, puede ser una ruta muy interesante», describió.

El secretario de turismo destacó que esta ruta espiritual, aunque pareciera que está dirigida para los adultos, en España es hecha en un 70 por ciento por jóvenes; además, no solamente la hacen los católicos, también de otras religiones como los musulmanes.