QUERÉTARO, Qro., 12 de mayo de 2016.-Durante décadas, médicos han recomendado a mujeres embarazadas o que planean tener bebés que tomen ácido fólico para ayudar a prevenir ciertos defectos congénitos informa La Jornada.

Sin embargo, un nuevo estudio indica que podría haber aspectos negativos: niveles muy altos de esa vitamina en la sangre de las madres en el momento del parto fueron vinculados con un mayor riesgo de autismo para el niño.

Otros estudios apuntan a una relación contraria entre el ácido fólico –vitamina B9– y el autismo, mostrando que cantidades adecuadas de la vitamina pueden reducir significativamente el riesgo.

Lee más aquí