LIEJA, Bel., 4 de agosto de 2014.- Más de 80 delegaciones internacionales, una decena encabezadas por sus jefes de Estado o de Gobierno, conmemoraron hoy en Lieja, al este de Bélgica, el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, en una ceremonia solemne que celebró a los caídos y también lareconciliación, informa EFE.

 

La presencia del presidente de Francia, François Hollande, o de losduques de Cambridge, así como del presidente de Alemania, Joachim Gauck, o del canciller de Austria, Heinz Fischer, sirvió para escenificar lareconciliación del continente europeo en una ceremonia a la que también asistió el rey Felipe VI de España.

 

Este recinto, constituido por la iglesia del Sagrado Corazón y un monumento civil que dominan la ciudad desde lo alto de la colina de Cointe, fue mandado construir en 1925 con contribuciones nacionales de los aliados en homenaje a los «defensores de Lieja».

 

Felipe VI, que llegó al monumento acompañado del ministro español de Defensa, Pedro Morenés, presenció la ceremonia sentado al lado del presidente alemán y del gran duque heredero de Luxemburgo, Guillermo, si bien se le pudo ver charlando con los duques de Cambridge o el primer ministro belga, Elio Di Rupo.

 

También saludó a Hollande, intercambió algunas palabras con Gauck y conversó con los reyes de Bélgica.