QUERÉTARO, 18 de mayo de 2016.- Con un incumplimiento superior al 50 por ciento de los negocios a la ley federal antitabaco, el estado no puede someter a consideración el derecho a la salud, advirtió la activista Gisela Sánchez Díaz de León, de la organización Salud y Género.

Frente a la encuesta que iniciaron organizaciones de comercio, restaurantes y hoteleros con la Comisión de Salud y Población de la Legislatura Local para definir qué porcentaje de los espacios se deben destinar a áreas de fumar y no fumar en los negocios, la activista rechazó que se encueste sobre la salud, cuando es obligatorio cumplir con acuerdos internacionales que firmó el país desde el 2003.

Aseguró que desde esa fecha el gobierno mexicano se comprometió a proteger a los no fumadores en los espacios cerrados, tanto públicos y privados, de manera que no se puede exponer a los trabajadores al humo del tabaco.

A pesar de los convenios internacionales, cada día aumenta el incumplimiento de los acuerdos para proteger a los no fumadores en los restaurantes, hoteles y antros, lo que se podría complicar más con una consulta.

“No se puede poner a consulta los derechos humanos, el derecho humano a la salud no se puede poner a consulta. Los trabajadores no tienen por qué estar expuestos al humo de tabaco, se entiende bien que si alguien quiere fumar, tiene que salir, los trabajadores en restaurantes, antros ¿por qué sí tienen que estar expuestos’”, cuestionó.

Lamentó que cada año se incremente la cifra de negocios que incumplen con la norma federal, toda vez que el año pasado un monitoreo en 30 antros demostró que el 30 por ciento no cumplía y esa cifra creció este año, aunque se dará a conocer el resultado del nuevo monitoreo en próximas fechas.