QUERÉTARO, 09 de marzo de 2015.- Con el respaldo de diversas organizaciones sociales, la diputada local Eunice Arias presentó dos iniciativas de ley para agrave el delito de incesto y otra que agrava los abusos deshonestos en contra de menores de edad o tocamientos.

Tras reconocer que estos delitos no son considerados graves en el estado, activistas y la diputada coincidieron en que el estado carece de legislaciones adecuadas para castigar el delito sexual infantil, que se podría tipificar como un delito autónomo.

Arias Arias firmó las iniciativas de ley que agravan los delitos de abusos deshonestos y el incesto, en el código penal del estado, con lo que se cancelaría la posibilidad de la libertad bajo fianza a quienes cometen estos delitos.

Las reformas proponen una pena de tres a nueve años de cárcel para el delito de incesto y de tres a nueve años para los abusos deshonestos, que puede llegar hasta una penalidad de cuatro a 12 años de prisión en los casos si se aplica violencia.

Al respecto la vicepresidenta de la organización Vida Plena, Fernanda Lazo advirtió que una de cada cinco niñas y uno de cada diez niños sufren abusos sexuales, estos abusos se producen entre un adulto y un niño o un adolescente y un niño.

Se estima que el 70 por ciento de los agresores son familiares y el 20 por ciento son cercanos al núcleo familiar, de manera que el 90 por ciento de los agresores son conocidos de la víctima.

El 20 por ciento de los agresores son adolescentes y una gran mayoría tienen entre 30 y 50 años de edad, además que la mayoría de los casos de abuso son reiterados.

«El abuso sexual infantil es una violación a los derechos de las y los niños. En Querétaro nos encontramos con un marco normativo penal que no garantiza los derechos de los menores víctimas de abuso sexual infantil», declaró.

Actualmente los agresores pueden salir bajo fianza y en muchos de los casos mantienen la convivencia con la víctima, sin que se le castigue de manera adecuada.

A su vez, la integrante de Milenio Feminista, Consolación González Loyola Pérez, exigió la armonización de la legislación con los tratados internacionales de protección al menor y que el delito se persiga por querella y no por denuncia, así como aclarar que no se trata de abusos deshonestos sino de abuso sexual infantil, porque este es un tema pendiente en la sociedad queretana.