QUERÉTARO, Qro., 30 de enero de 2015.- Gallos Blancos sufrió su primer descalabro en casa en el Clausura 2015 al ser superado 1-0 por Santos Laguna en duelo correspondiente a la jornada 4, disputado en el estadio Corregidora.




Jesús Molina hizo el único gol del duelo al minuto 34.




El primer lapso de dominio fue de la visita, pues Santos se adueñó del esférico en los primeros 10 minutos; los pocos avances locales morían apenas al pasar el medio campo.




El cuadro dirigido por Ignacio Ambriz tardó en tomar ritmo, pero eventualmente se hizo de la mayor posesión de la pelota, aunque con falta de claridad en el último tercio del campo.




Incluso pudo irse al frente en una jugada a balón parado que terminó con un remate de cabeza de Patricio Rubio que terminó dentro de la portería. Sin embargo, el silbante invalidó la acción un segundo antes debido a un dudoso empujón del chileno sobre su marcador.




Y cuando parecía que los de negro y azul podían imponer sus condiciones cayó la anotación santista. Los de La Laguna movieron la pelota de un lado a otro del área, lo que desestabilizó a una zaga que sigue viéndose lenta, para terminar con un pase atrasado, a la llegada de Jesús Molina, quien tiró con potencia rebotando la bola en Ricardo Osorio, desviándola lo suficiente para dejar sin oportunidad a Tiago Volpi. Santos ganaba 1-0 al ’34.




La oncena albiverde pudo hacer el segundo antes del descanso. La defensa volvió a fallar y Diego González quedó solo pero su remate, increíblemente, se fue desviado.




En la segunda mitad los locales tuvieron un inicio prometedor, pero el arquero y los postes evitaron el gol.




A falta de media hora, Ronaldinho entró por Gil Burón.




Los siguientes minutos el partido se desarrolló con mucha intensidad y ambas metas estuvieron cerca de caer. Santos puso una en el poste y Ronaldinho remató a quemarropa y estrelló la pelota en el rostro de Molina.




Querétaro acabó encima de la visita, pero el gol del empate no llegó.