Exigen que la capital del país ‘pague’ por una frontera de árboles que evite que llegue la contaminación

QUERÉTARO, 10 de mayo de 2016.- La contaminación de la Ciudad de México empieza a llegar a Querétaro por lo que urge una “barrera verde”, que convierta a los árboles en una frontera ante la polución de esa zona, dijo la activista María del Carmen Siurob.

La ambientalista y directora del Parque Nacional El Cimatario (Panec) advirtió que el crecimiento que vivió la entidad en los últimos cinco años hace que las áreas verdes ya sean insuficientes para la cantidad de habitantes y eso afecta a la ecología, pero también la calidad de vida, que se complica con la contaminación que llega de la Ciudad de México.

“La Ciudad de México debería estar pagándonos una zona de conservación, comprar tierras para que sirvan de amortiguamiento antes de la ciudad de Querétaro, para que no lleguen los contaminantes de la Ciudad de México. Es crear un muro verde, zonas de amortiguamiento, de contaminación, como El Tángano, como El Cimatario, nos falta esa línea antes de la ciudad para que no se contamine la ciudad de Querétaro”, advirtió.

Advirtió que por el crecimiento que vive la entidad desde hace cinco años, es casi imposible que se logre abastecer a toda la población con las áreas verdes, de manera que se requieren más espacios con árboles.

Señaló que muchas veces se contabilizan espacios como los camellones dentro de las áreas verdes de una ciudad, pero se trata de zonas que sí cuentan con árboles aunque no brindan un servicio ambiental completo.

María del Carmen Siurob insistió que se requieren mecanismos de atención inmediatos para garantizar espacios verdes para la población.