En cinco años creció de 840 a mil 80 toneladas este tipo de residuos.

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de mayo de 2016.- La diputada Karina Sánchez Ruiz advirtió sobre el peligro que representan para el ambiente los residuos de basura electrónica que en su mayoría no son reciclados, así como de pilas y baterías que no son depositadas en contenedores.

La legisladora de Nueva Alianza expuso que “durante los últimos años se ha registrado un aumento en el volumen de este tipo de desechos, lo que pone en riesgo la salud de los mexicanos, por el alto grado de toxicidad del material con el que están hechos”.

Ejemplo de ello, dijo, es el mercurio que provoca daños en el cerebro; el plomo que puede provocar alteraciones en el sistema nervioso, y el cromo, a nivel genético, según se informa en un comunicado.

Sánchez Ruiz indicó que de acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología, en el 2010, cada mexicano desechaba al año entre tres y cinco kilogramos de basura electrónica, mientras que para 2015, la cifra llegó a ser de entre siete y nueve kilogramos, es decir, que hubo un crecimiento de 840 a mil 80 toneladas de desperdicios de este tipo.

Lee más AQUÍ