Además solicita no hacer caso de creencias paganas que buscan lucro económico

QUERÉTARO, Qro., 28 de octubre 2015.- El vocero de la Diócesis de Querétaro, Saúl Ragoitia, exhortó a la feligresía queretana a unirse en la celebración del Días de los Santos Difuntos, ya que los mexicanos deben celebrar el día de muertos honrando a sus difuntos y pidiendo por su eterno descanso, a la vez que solicitó no hacer caso de creencias paganas donde se realizan celebridades que buscan más una ganancia económica que una devoción cultural o de credo.

“La fiesta de todos los santos es una fiesta en la que recordamos a hombres y mujeres que dóciles al encuentro de Jesús decidieron seguirlo y con una vida a ejemplo de Jesús alcanzaron a dar testimonio y ser ejemplo  y hacer motivación para muchos de nosotros, los católicos veneramos  a los santos, no los adoramos, los veneramos, es decir reconocemos las virtudes, cualidades, y la santidad de estos hombres y mujeres, por eso para muchos el día que nacemos, celebramos el día de nuestro santo, es ponernos  bajo el cuidado de un santo”.

De acuerdo al vocero de la Diócesis, es la influencia económica externa de la celebración de Halloween la que ha generado que los mexicanos adopten estas celebraciones e incluso sean victimado de un sector de la población que busca potenciar la maldad en los hogares de los queretanos y los mexicanos.

“Estas fiestas que no son nuestras y han sido importada, pero aquí se persigue un interés económico y no en realidad por devoción, pero al interior de las parroquias vamos ganando terreno para la celebración desde el 31 al 2 de noviembre, por ello invitamos a que el día primero en vez de que vistan a los niños de terror, para terror ya hay muchos, desde los salarios bajos, inseguridad, violencia, para vestirlos, es absurdo, comunicativamente se ha vendido la idea,  por un interés económico y se aprovechan de la sensibilidad del agente, pero no es parte de nuestra cultura, es una especie de show en la que nos vemos involucrados, y hay quienes aprovechan esta situación para potencializar el mal”.

En este sentido aseguró que en la Diócesis de Querétaro se han registrado varios casos en colonias populares donde «la mentira del mal» como la Santa muerte, el satanismo y brujería han afectado a los feligreses quienes se han volcado a la iglesia y a la religión para poder sanar estas cuestiones «malévolas» que los atañen por haber iniciado una creencia equivocada.

“El tema de este culto equivocado y satánico, porque si lo es, el demonio es un mentiroso, el padre de la mentira, y quienes invocan a este ser, el demonio se aprovecha para la mentira, y pueden generase soluciones a ciertas problemáticas que la gente vive, y que al no conocer a dios, se van con lo más fácil y aseguran verse favorecidos, pero luego se cobra caro, he recibido gente que invocó, pidió, recibió y ahora se arrepiente, no en estas fechas, pero a lo largo del año, se meten con fuerzas malignas, que sana, pero luego cobra y daña, hay presencia maligna que se manifiesta en estrés, nerviosismo, espanto, incluso llevan imágenes para exorcizarlas, romperlas y liberar a los hogares”.