QUERÉTARO, Qro., 21 de octubre del 2013.- Existe un déficit de agenda legislativa a nivel federal para controlar a las empresas trasnacionales, señaló el presidente de la comisión de Puntos Constitucionales del Congreso local, Marco Antonio León Hernández, tras asegurar que la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al poner a los tratados internacionales a la par de la Constitución, fue regresiva.

«Porque deberían estar, como es la escencia del artículo 1o de la Constitución, que los tratados internacionales, específicamente en materia de de derechos humanos, deben estar sobre la Constitución».

Explicó que en casi todas las áreas del derecho, los tratados internacionales se encuentran por encima de la Carta Magna, ya que es el Estado quien firma y ratifica estos documentos, por lo que lo signado debe ser supra nacional.

Detalló que en la doctrina moderna del derecho, ya no pueden existir los conceptos absolutos de soberanía, pues hoy debe haber un respeto hacia los derechos fundamentales en las minorías.

«Es lo que llama Luigi Ferrajoli la democracia sustantiva, sobre la procedimental o la de las formas es decir, no puede haber poderes absolutos, ni el mismo Estado, en las condiciones actuales del mundo».

El Dr. en Derecho, León Hernández, añadió que el mismo Ferrajoli, habla de un constitucionalismo global, de un constitucionalismo privado, que pueda regular los poderes «salvajes», es decir, las empresas trasnacionales y no solamente los públicos, sino también a los privados, ya que estos poderes fácticos son consecuencia de la globalización.