MÉXICO, D.F., 27 de enero del 2014.- Para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que preside el  doctor Raúl Plascencia Villanueva, la construcción de un país más justo y equitativo requiere erradicar toda forma de rechazo y discriminación de la población de las personas indígenas.

El Organismo público autónomo llama a la sociedad mexicana a evitar actitudes de marginación y desigualdad, por origen, color de piel, creencias, manifestaciones culturales, lengua, forma de vestir, condición social o cualquier otra que represente un agravio a la dignidad humana.

Según un boletín de prensa, el ombudsman sostiene que esos arcaicos paradigmas, impiden el desarrollo social, económico y político de esas etnias, además de que constituyen una violación a sus derechos fundamentales.

Del 1 de enero de 2004 al 31 de diciembre de 2013, la Comisión Nacional ha recibido mil 954 quejas de personas indígenas a las que presuntamente les fueron violados sus derechos humanos.

A través de su Programa de Promoción y Difusión de los Derechos Humanos de los Pueblos y Comunidades Indígenas , la CNDH lleva a cabo acciones para defender, promover y difundir los derechos humanos de este grupo de la población.

Su personal realiza visitas en pueblos y comunidades indígenas de todo el territorio nacional, con el propósito fundamental de capacitar y promover sus derechos humanos.

También lleva a cabo foros, talleres, pláticas y seminarios, con asistencia de indígenas, niños y adultos; distribuye materiales y publicaciones con temas relacionados a derechos humanos de esos pueblos, traducidos al chol, maya, mazateco, mixteco, náhuatl, purépecha, tlapaneco, tzeltal, tzotzil y zapoteco.

Para fortalecer los derechos de la población indígena del país, que según estudios del INEGI está conformada por más de 15.7 millones de personas, la Comisión Nacional afirma que es preciso conservar sus organizaciones políticas, económicas y sociales, ya que forman parte esencial de la composición pluricultural de nuestro país.

La CNDH ha recomendado impulsar políticas públicas a favor de estos pueblos y comunidades y mejorar su condición de vida mediante servicios de salud y educación que les ayuden a superar sus carencias, además de garantizarles acceso pleno al sistema de justicia.

El Organismo nacional autónomo lamenta que a pesar de su importancia en el devenir histórico nacional, las personas indígenas tengan que enfrentar diversas situaciones caracterizadas por la discriminación, la marginación, la pobreza y el menosprecio a sus derechos.

A todo esto se suma el abandono por parte de algunas autoridades, lo que ha motivado que la Comisión Nacional reitere su compromiso institucional de defender los derechos humanos de todas las personas y en especial de los grupos en situación de vulnerabilidad, como los pueblos indígenas.