QUERÉTARO, Qro., 11 de diciembre de 2014.- Pese a los conflictos sociales que se viven en México por la inseguridad, falta de garantías individuales y violación a los derechos humanos por parte de las autoridades, así como el descontento de la población por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el vocero de la Diócesis de Querétaro Saúl Ragoitia, reconoció que en estos tiempos es cuando el amor a la Virgen de Guadalupe más conforta los corazones mexicanos por la herencia de fervor y fe que se transmite de generación en generación.

“El amor por la Virgen de Guadalupe sigue creciendo pese a todo y se transmite con toda la fuerza de generación en generación y se puede ver esta devoción pese a que por cuestiones laborales los mexicanos no acuden a darle gracias, sin embargo esto sigue creciendo y se sigue heredando”.

A la espera de miles de queretanos en el Templo de la Congregación, ubicado en el corazón del Centro Histórico, el padre Ragoitia dijo que la fe y amor de la Virgen se ve reflejada en los niños, que durante ese día son vestidos con las prendas utilizadas por San Juan Diego, o a las niñas de devotas de la Guadalupana, por lo que pese a la situación que vive el país, el fervor por la madre de los mexicanos seguirá.

“Yo creo que los padre de familia siguen promoviendo y heredando estas tradiciones y esta fe, pese a los tiempos que vivimos, y se podrá durante estos días que se conmemorará la aparición de la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac, ya que esperamos los templos dedicados a la madre de los mexicanos llena de gente humilde y agradecida por sus bendiciones”.