Vecinos de este primer cuadro de la ciudad denuncian foco de inseguridad por presencia de estos grupos que son familiares

QUERÉTARO, 25 de mayo de 2016.- La presidenta de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico y Barrio La Cruz, Norma Ofelia Leyva Torres, denunció que en una extensión de alrededor de seis calles del centro operan más de 20 franeleros, que cobran desde 20 hasta 50 pesos por dejar que los automovilistas se estacionen.

Afirmó que una gran parte de esos franeleros son familiares que se dedican a cubrir calles como Independencia, Venustiano Carranza, 20 de noviembre, Felipe Luna, 16 de septiembre y Próspero C. Vega, por mencionar algunas.

Más que la incomodidad de convivir con los franeleros que apartan los lugares en la calle, se presentan por lo menos dos incidentes diarios en los que discuten con los automovilistas que se niegan a pagar o a quienes les rayan sus autos y hasta se vuelven un factor de inseguridad.

“Piden el pago por adelantado, que va desde los 30, 40, 50 pesos y como se dejen, en las noches con los antros es otro tanto, debe de subir la tarifa, son muy groseros. Nos tienen vigilados, quién entra, quién viene, cuántos son, nos tienen vigilados, a qué hora llega: el señor no viene, póngase aquí”, denunció.

Sostuvo que algunos vecinos y comerciantes se acostumbran a vivir así, porque el problema empezó a crecer hace unos cuatro años y aunque se pide ayuda a las autoridades, a veces los mismos policías les permiten mantenerse en esos sitios.

Leyva Torres urgió a las autoridades a atender el problema, porque de otra manera podría crecer de forma significativa en esa zona.