La investigación fue realizada por estudiantes y profesores de la UAQ y especialistas del IMSS.

QUERÉTARO, Qro., 14 de julio de 2015.- Un proyecto sobre colonización de bacterias de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) obtuvo el premio Gerhard Domagk que otorga la Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología Clínica (AMIMC).

La investigación fue realizada por estudiantes y profesores de la institución y especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Guillermo Enrique Leo Amador, codirector de la tesis y responsable del Laboratorio de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica de la UAQ, explicó que el reconocimiento se dio en el marco del cuadragésimo Congreso Anual de la AMINC, celebrado en San Luis Potosí.

«Ahí presentamos los resultados del proyecto Factores de riesgo para la colonización por Enterococcus spp. resistentes a vancomicina en una unidad de neonatología”, detalló el especialista.

Precisó que la iniciativa fue desarrollada en la Maestría en Investigación Médica que ofrece Facultad de Medicina.

Ilustró que el Enterococcus spp. es una de las bacterias que se encuentra de forma normal en el cuerpo humano, pero si llega a producir algún tipo de infección también aumenta los riesgos de mortalidad, debido a que suele generar resistencia a diversos antibióticos, complicando el tratamiento médico.

El especialista indicó que las manos son el medio más efectivo para la transmisión de ésta y otras bacterias “oportunistas”, es decir, que aprovechan condiciones favorables para desarrollarse, por lo que a nivel internacional se implementan mecanismos de vigilancia a este microorganismo para coadyuvar en el control del mismo y así evitar su dispersión en la población.

Señaló que el trabajo consistió en la búsqueda sistemática de este germen en recién nacidos que requerían hospitalización en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del IMSS y se tomaron 112 muestras, la mitad de las cuales fueron positivas para Enterococcus spp. resistentes a vancomicina

Agregó que las asociaciones estadísticas correspondientes a factores de riesgo para la colonización por esta bacteria fueron las áreas de hospitalización, semanas de gestación, peso al nacer de los bebés al nacer, así como el uso de ventilador.

“Afortunadamente ninguno de los recién nacidos sufrió las consecuencias que eran factibles, debido a que fue detectado oportunamente. Nosotros estamos haciendo investigación sobre el germen y su comportamiento y eso permite tomar medidas, porque estamos en comunicación constante con los médicos”, aseguró.