QUERÉTARO, Qro, 17 de julio de 2014.- Alejandro Tenorio Barrientos, titular de la Dirección de Fomento y Regulación Sanitaria de la Seseq, informó que derivado del brote de cólera que se registró en 2013 en Hidalgo, así como del creciente número de contagios registrados actualmente, las autoridades queretanas han dispuesto una estrategia de blindaje en los municipios que comparten límites con esa entidad.

 

Para evitar contingencias se han dispuso un monitoreo en las tomas de agua potable de todo el estado y se proyecta el inicio de una capacitación de prácticas de manejo de alimentos con higiene, sobre todo en comercios ambulantes. Además, inició una campaña de entrega de material desinfectante para la eliminación de baterías en el agua.

 

La autoridad estatal emitió una alerta para evitar el consumo de alimentos crudos, conservar los alimentos frescos y evitar el contacto directo con secreciones, ya que la batería del cólera puede transmitirse de manera directa por las eses al aire libre.

 

El cerco sanitario se presenta en las fronteras de municipios como Jalpan, por ser límite con la Huasteca, y la zona sur del estado, que comparte fronteras con el Estado de México, como Huimilpan.

 

Asimismo, se tiene mayor cuidado en zonas de tránsito nacional, como San Juan del Río y Tequisquiapan, por la afluencia de personas del Estado de México e Hidalgo genera un punto de contagio, así como en zonas donde no hay sistemas de abastecimiento formales, como la zona serrana y el semidesierto.