QUERÉTARO, Qro., 28 enero 2014.- Jesús Enrique Hernández Hernández y Ricardo Moreno Jiménez eran conocidos en la colonia por su amabilidad, entusiasmo y ganas de salir adelante, estudiantes, trabajadores, llenos de vida y de ilusiones por mejorar la vida de sus familias, no se les conocían vicios y el día que fallecieron regresaban de un partido de futbol que habían ganado y les daba esperanza para contender por el campeonato.
El accidente ocurrido el fin de semana fue brutal, la embestida fue por la parte trasera del taxi en que viajaban, de acuerdo a los peritos en la avenida Constituyentes donde se registró el accidente no registró huellas de frenado, y hoy dos familias lloran al orgullo de sus vidas y una más vive en la incertidumbre.
Ahora el cariño y el respaldo de los vecinos de la colonia Girasoles se demuestra cada noche a las ocho en el andador Ponciano Arriaga, cuando se realiza el novenario en honor a estos dos jóvenes deportistas que perdieron la vida cuando regresaban de un juego de futbol que les daba esperanzas de un mejor futuro.
Además de la frustración y el dolor de saber que sus hijos no volverán y que murieron a causa de la imprudencia de un conductor, ahora los familiares de los dos jóvenes que perdieron la vida en un accidente vial, Jesús Enrique Hernández Hernández y Ricardo Moreno Jiménez, apenas comienzan con el proceso legal.
Mencionan que el ex magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado de Querétaro Jorge Herrera Solorio es la defensa del ex funcionario.
Los amigos y conocidos de las familias afectadas mencionan que en el Juzgado IV Penal del estado de Querétaro se les informó de un accidente vial en 1997, donde Mauricio Puente conducía en presunto estado de ebriedad, generando un choque y la muerte instantánea de su acompañante.
Por si fuera poco la vida de Luis Eduardo Morales, joven que lucha contra la muerte, es una incógnita, ya que pese a que ha salido del estado crítico, y ha sido ingresado al pabellón de terapia intensiva, las consecuencias que traería a su vida este accidente pueden ir desde una parálisis cerebral, perder capacidad motriz o hasta no volver a despertar, pese a que los doctores del Hospital General del IMSS han trabajado para salvarle la vida, dicen sus amigos.
Hoy, dicen, su prioridad y oraciones es que se pueda salvar la vida de Eduardo y que se haga justicia para los otros jóvenes.