El 5 % de la población en el mundo tiene pérdida de audición, 32 millones son niños 

QUERÉTARO, Qro., 4 de marzo 2016.- El ISSSTE en la entidad, informó que al cierre de 2015 el Hospital General Querétaro del ISSSTE, realizó cerca de 600 estudios de tamiz auditivo neonatal, al año, a fin de detectar problemas de hipoacusia o sordera en recién nacidos, señaló el doctor Ricardo Cárdenas Padrón, responsable del programa de Tamiz Auditivo.

Señaló que el estudio se realiza para comprobar la audición normal de todos los recién nacidos o detectar alguna falla auditiva cuando aún no se haya instalado el daño orgánico, para prevenir secuelas posteriores e iniciar el tratamiento de rehabilitación del oído en forma oportuna.

“En promedio, un bebé actúa como oyente hasta los 18 meses de edad y, si además, los padres suelen detectar o sospechan de sordera hasta los 3 años, significa que se ha pasado la etapa más importante para la detección y rehabilitación auditiva y del lenguaje y la sordera; es el defecto congénito más frecuente, razón por la cual el programa de Tamiz auditivo neonatal es fundamental que se aplique en todos los recién nacidos luego de la revisión de rutina efectuada por el pediatra, antes de ser dado de alta”, agregó.

La prueba – dijo- consiste en colocar en el oído del niño una sonda auditiva a través de un aparato eléctrico que emite una señal al cerebro. Cuando el mensaje de audición es negativo, la prueba se realiza por segunda vez, para confirmar la prescripción, ya que puede ocurrir que solo se hubiera obstruido algún conducto.

El doctor Cárdenas Padrón explicó que el estudio no tiene ningún riesgo para el recién nacido, dura aproximadamente 20 minutos y con él se confirma la correcta función del oído interno (cóclea), previniendo los diversos tipos de sordera y evitando la desigualdad social, educativa y laboral en los pequeños.

Destacó que una vez confirmada la falta de audición se refiere al menor al audiólogo en el servicio de Alta Especialidad, en el Hospital General “20 de Noviembre”, en donde se le realiza un estudio más complejo y se emite el diagnóstico preciso confirmatorio de sordera, iniciando su tratamiento que consiste en la colocación de aparatos auxiliares auditivos o la colocación de un implante coclear) así como las terapias de lenguaje, añadió.

El especialista afirmó que en el Hospital General “Querétaro” del ISSSTE, se está aplicando semanalmente el Tamiz Auditivo a un promedio de 12 recién nacidos, permitiendo detectar a tiempo, la hipoacusia neurosensorial bilateral profunda (sordera profunda) y así brindar tratamientos que inician desde el nacimiento y se da seguimiento durante los primero 5 años de vida.

Al respecto, el doctor Cárdenas precisó que de los 600 estudios realizados durante el 2015, cerca de 20 niños fueron referidos para una evaluación más precisa y solo 3 fueron confirmados para ofrecerles el tratamiento oportuno, favoreciendo un desarrollo normal en su aprendizaje y adaptación social.