Un testigo del tiroteo que dejó nueve muertos en la Iglesia de afroamericanos AME Emanuel vio cómo el joven asesino puso el arma en su cabeza y apretó el gatillo.

MÉXICO, DF, 22 de junio de 2015.- Un superviviente del tiroteo de Charleston que costó la vida de nueve personas, afirmó que el agresor de 21 años, Dylann Roof, intentó suicidarse inmediatamente después del ataque, pero ya no le quedaban más balas.

Kevin Singleton perdió a su madre en la masacre de la iglesia de la Emanuel African American Episcooal elegida por Dylann Roof, de 21 años, para su masacre.

Él no estuvo allí, pero pudo conocer de primera mano cómo fue el tiroteo. Polly Sheppard, un sobreviviente de 69 años, le contó cómo el joven ingresó al edificio, escuchó durante una hora la misa, se puso de pie y sin previo aviso comenzó a disparar a mansalva contra los fieles que en ese momento oraban.

“Apuntó el arma contra su cabeza y apretó el gatillo, pero sonó un clic”, dijo Singleton.

Luego de disparar sin control, el asesino se quedó sin balas.

La nota completa en Press Report