QUERÉTARO, Qro., 23 de febrero de 2015.- Las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la aplicación de recursos para el Mando Único Policial en el estado de Querétaro atienden a problemas administrativos y no de fondo, estimó el titular del Observatorio de Seguridad Pública, Alejandro Ley.

Hace unos días la ASF detectó tiangulaciones de dinero en 17 estados, entre ellos Querétaro, donde los recursos para el Mando Único Policial se utilizaron para pago de deudas o adquisición de bienes que no tenían que ver con la policía acreditable.

Para Alejandro Ley, el tema es un asunto administrativo y no de fondo, al tiempo que afirmó que el Mando Único no es la solución para los retos de seguridad del estado de Querétaro, porque la coordinación entre policías es “buena” y no hay necesidad de cambiar “lo que funciona bien”.

“Supimos que se tuvo que regresar recursos al Subsemun, pero seguimos creyendo que el Mando Único en Querétaro no es la solución, la coordinación que han establecido las policías municipales, la policía estatal, inclusive con la policía ministerial, ha sido muy buena, un recurso para cambiar lo que funciona bien por un proyecto que no sabemos cómo funcionaría, pues no es lo adecuado”, declaró.

Consideró que es necesario mantener las buenas prácticas de la coordinación entre las corporaciones policiacas, sin embargo, reconoció que es necesario que se aclare cómo se utilizaron los recursos para el Mando Único.

“Es más un problema administrativo, que un problema de fondo, no se ejerció como debe de ser”, reconoció el titular del Observatorio.

En otro tema, anunció que a finales de este mes se anunciarán los resultados del Estudio de Opinión sobre Victimización, Seguridad, Confianza y Adicciones, que aplicó cuatro mil encuestas en los 18 municipios.

La encuesta estuvo a cargo de HG Marketing servicios, aunque la herramienta de medición la hizo el Comité Científico de Estudios de Opinión del Observatorio, que se integra por especialistas de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y la Universidad Contemporánea.