SAN JUAN DEL RÍO, Qro., 18 de septiembre del 2013.-   Ante este medio de comunicación se acercaron varios comerciantes que se ubican principalmente sobre la autopista México-Querétaro, para denunciar que elementos de la secretaria de seguridad pública municipal extorsionaron a una de sus compañeras, a quien  la despojaron de 5 mil pesos en efectivo.

 

Los quejosos manifestaron que esta no es la primera ocasión que les pasa algo muy similar, y no solo son los efectivos de la policía municipal quienes llevan a cabo los actos de extorsiones, sino que también van por sus cuotas los agentes investigadores federales y la policía federal.

 

Pero en esta ocasión mencionan que dos elementos de la policía municipal llegaron a un restaurante donde una señora también vende piratería, cuestión que los oficiales, los cuales están plenamente identificados por la agraviada y los denunciantes, aprovecharon para intimidar a la comerciante.

 

Refieren que los  uniformados le señalaron a la propietaria del restaurante que por el hecho de vender piratería la iban a poner a disposición del ministerio público, pues le informaron que era un delito, pero si quería evitar problemas que les diera 10 mil pesos en efectivo.

 

La agraviada, señalan los denunciantes, mando a uno de sus familiares a conseguir el dinero para evitar su detención, por lo que varios restauranteros fueron visitados por la persona, pero solo consiguió 5 mil pesos, “mismos que tomó el policía gordito, para luego irse del lugar, dejando a la propietaria del establecimiento muy nerviosa”., dijeron los comerciantes de Palmillas.

 

Refieren que ahora no solo pasan por su cuota los federales, sino que también los municipales, sin embargo, en un predio donde hay tarimas como referencia, y donde venden diesel clandestinamente, solamente llegan a pedir dinero y permiten a las personas seguir con su peligrosa labor, sin importar el riesgo en que ponen a la ciudadanía, mencionaron.