QUERÉTARO, Qro., 28 de abril de 2014.- Una vez terminada la temporada regular del Club Querétaro, toda vez que vieron perdidas sus aspiraciones para clasificar a la liguilla cuando fueron derrotados por Pachuca el pasado viernes y de manera sorprenderte, tanto directivos como jugadores deben preocuparse por su futuro.

Desde el pasado 22 de abril, el presidente del equipo, Adolfo Ríos, informó a los medios de comunicación el interés de al menos 4 empresarios por adquirir al equipo, mismo que fue valuado por la PGR en 25 millones de dólares.

«Sí los ha habido, ha habido acercamientos no solamente con nosotros, también con la gente de Gobierno que está muy involucrada en el tema, por supuesto con la Federación Mexicana de Fútbol y también con la Procuraduría (…) debe haber entre 3 y 4 diferentes frentes”, comentó Ríos en aquella ocasión.

Ahora fue el vicepresidente quien confirmó el interés de empresarios por adquirir a Querétaro y asimiló que en el transcurso de esta semana podría suceder la compra.

«Hay gente interesada, inversionistas, no sé quiénes son, pero lo más seguro es que sí se va a vender (…) Yo creo que esta semana se va a definir (la transacción) en conjunto con la Federación y con el SAE», afirmó el exjugador.

Además, aclaro que una de las una de las condiciones para realizar la venta es que la franquicia continúe en la ciudad de Querétaro.

Cabe recordar que el Gobernador de Querétaro, José Calzada Rovirosa, ha mostrado su apoyo e interés para que el equipo permanezca en la entidad.

«Yo reitero también mi disposición para abonar en todo lo que esté en la medida de las posibilidades del Gobierno, en función de la afición queretana que quiere, que merece un equipo de primera división.  Queremos a nuestros Gallos, entonces en función de ellos abona», comentó Calzada el pasado mes de marzo.

Por su parte, el titular de la Comisión del Jugador, Álvaro Ortiz, indicó que en caso de darse la compra del equipo en el transcurso de la semana, el nuevo propietario «se queda» con la deuda por salarios caídos.

Los rumores sobre el futuro de Querétaro son varios y surgieron a raíz de los problemas que se dieron a la luz con la empresa Oceanografía, propiedad Amado Yáñez Osuna, quien además de tener al club queretano contaba con el equipo Delfines del Carmen, de la división de Ascenso.

El pasado 12 de marzo se dio la nota de que el dueño de los Tiburones Rojos del Veracruz, Fidel Kuri Grajales, había mostrado su interés por adquirir la franquicia. Esto sucedió cuando su equipo aún se encontraba con problemas de descenso y planteaba como posibilidad transferir el equipo a Orizaba.

De igual modo habrá que esperar a conocer el futuro de Amado Yáñez Osuna, quien actualmente se encuentra en arraigo domiciliario, mismo que concluye el próximo 4 de mayo.

Del mismo modo los rumores sobre una posible compra por parte de los dueños de Atlante, equipo que descendió en el actual Torneo Clausura, sonaron; pues sería el mismo recurso que utilizó Querétaro el año anterior cuando compraron la franquicia de Jaguares para evitar el descenso.