ACAPULCO, Gro., 25 de abril de 2016.-Una noche de terror fue la que se vivió este domingo debido a fuertes balaceras y persecuciones en las diferentes calles y colonias de este puerto.

De acuerdo con un comunicado de la Policía Federal, hombres armados atacaron a balazos dos instalaciones ocupadas por la Policía Federal en Acapulco, donde un presunto agresor fue abatido.

Alrededor de las 21:40 horas, en la calle La Aguada, ubicada atrás del hotel Alba Suites, del fraccionamiento Las Playas, hotel que es ocupado por agentes de la Policía Federal, hombres armados abrieron fuego contra efectivos de la corporación, quienes repelieron el ataque hasta obligarlos a huir en varios vehículos.

Ahí quedó el cuerpo sin vida de uno de los presuntos agresores, quien de acuerdo con la Policía Federal está plenamente identificado y sus antecedentes se integrarán a la averiguación previa derivada de los hechos. Asimismo un agente federal de nombre Jesús ‘N’ se reportó con lesiones menores producidas por impactos de arma de fuego en la pierna izquierda.

Al mismo tiempo, otro grupo de agresores atacó a balazos el edificio de Costera 125, en el que opera la base de la Policía Federal, donde los agentes federales se enfrentaron con los individuos.

La reacción policiaca obligó a huir a los agresores, quienes dejaron abandonado un vehículo en cuyo interior se localizó documentación diversa, de interés en la indagatoria contra los grupos criminales que operan en el municipio.

También se reportaron simultáneamente tiroteos en las principales avenidas del puerto como en la Costera Miguel Alemán, Cuauhtémoc y el fraccionamiento Costa Azul.

En esos sitios, los centros comerciales, restaurantes y distintos negocios resguardaron a la gente en el interior de los establecimientos, debido a la psicosis generada por los fuertes estruendos producidos por constantes detonaciones e impactos de arma de fuego.

Distintos negocios y centros comerciales como Galerías Acapulco mejor conocida como La Gran Plaza cerraron sus instalaciones debido a las fuertes balaceras que se registran en el puerto. En el restaurante VIPS había gente resguardada por seguridad, así como en las diferentes salas de la empresa Cinépolis y en tiendas Oxxo. Asimismo se informó que la avenida Costera Miguel Alemán permaneció cerrada.

Rostros de terror, pánico, llanto y desesperación entre los ciudadanos se observaron esta noche por las fuertes balaceras. En la zona de la plaza comercial Costera 125, hubo daños en varios departamentos del hotel Club del Sol, que fue resguardado por el Ejército Mexicano.

También se reportaron fuertes balaceras en la avenida Cuauhtémoc, por la central de autobuses Estrella de Oro, así como en la colonia La Laja, la Bocamar y en la avenida Rancho Acapulco.

En su cuenta de Twitter, la Policía Federal informó que en estos hechos se abatió a un presunto delincuente, y que la situación estaba controlada y sin peligro. Por su parte, el gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó por la misma vía que en estos momentos “existe coordinación entre los tres niveles de gobierno; colaboración que permite recuperar la paz en Acapulco”.

El alcalde Evodio Velázquez Aguirre manifestó que “en este momento estamos sumados a las acciones instrumentadas por el Grupo de Coordinación Guerrero”.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado, Robespierre Robles Hurtado publicó vía Facebook que fue un solo grupo de cuatro personas los que crearon la psicosis colectiva en el puerto, y que éstos ya habían sido detenidos, lo cual no ha sido confirmado hasta el momento.

Diversas escuelas públicas y privadas, como la Unidad Académica de Medicina de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), el Instituto Tecnológico de Acapulco y la Universidad Hipócrates anunciaron la suspensión de clases ante los hechos de violencia que cimbraron el terror entre los acapulqueños.

Ante la psicosis, la Secretaría de Educación de Guerrero emitió un comunicado donde indicó que no había ninguna suspensión oficial de las clases. En la avenida Costera, por la glorieta de La Diana, policías estatales mantienen cerrada la vía y revisan a los coches que pasan por el lugar. Los bares del fraccionamiento Condesa quedaron totalmente solos, ante el temor de alguna agresión.

Con información de Quadratín Guerrero