PACHUCA, Hgo., 1 de octubre de 2014.- Más del 60 por ciento de las mujeres que recurren a la Interrupción Legal del Embarazo son católicas, según cifras del Grupo de Información en Reproducción Asistida (GIRE) que dio a conocer la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en Hidalgo (Ddeser).
En la explanada de Plaza Juárez, integrantes de la organización feminista se pronunciaron a favor de la despenalización del aborto en Hidalgo y denunciaron que el estado mexicano ha incumplido con los compromisos internacionales.
Las integrantes exigieron un verdadero estado laico y acusaron que los legisladores de todos los partidos son sumisos y obedientes a los designios de la cúpula clerical católica, ya que han promovido leyes para criminalizar a las mujeres.
Bertha Miranda Rodríguez, presidenta del Ddeser Hidalgo, detalló que el 28 de septiembre pasado se conmemoró el Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, y en México se sigue criminalizando por parte del Estado y los altos jerarcas a mujeres que deciden abortar por violación.
Al respecto, la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir, de la que forman parte activistas hidalguenses, envió una carta al Papa Francisco mediante la Nunciatura Apostólica en México donde piden su compresión para permitir el aborto en Latinoamérica.
En la carta al líder católico, diversas organizaciones de América Latina y el Caribe le expresan que sus exhortos les han calado profundo, “somos creyentes feministas comprometidas con la vida y la salud de las mujeres, con la búsqueda de la justicia social y la defensa de los derechos humanos, particularmente los sexuales y reproductivos, incluido el acceso al aborto legal y seguro”.
En la carta se detalla que la interrupción legal de un embarazo puede justificarse por extrema pobreza o desnutrición, salvar la vida de la mujer o evitar un grave riesgo a su salud; también para impedir daños mayores a quienes han sido víctimas de violación, en particular niñas y adolescentes que además están expuestas a embarazos de alto riesgo por su edad.
Asimismo, aluden que la justificación más importante es que la maternidad es una elección libre no una imposición ni un destino obligado.
Por su parte, integrantes de la organización hidalguense finalizaron con la consigna de: Estados laicos, mujeres libres y mujeres vivas.