También se prevén penas de hasta 18 años de prisión a quienes despachen litros incompletos.

MÉXICO, DF, 13 de marzo de 2015.- El robo de gasolinas se castigará hasta con 35 años de cárcel, se acusará de cómplices a los dueños de los terrenos donde se ubiquen las tomas clandestinas y también a quienes compren ese producto robado, de acuerdo con la nueva ley que ayer aprobó el Senado, publica Excélsior.

La minuta, que fue enviada a la Cámara de Diputados, establece penas de hasta 18 años de prisión a quienes despachen litros incompletos de combustibles.

De acuerdo con el dictamen aprobado, el robo de hidrocarburos será considerado crimen organizado.

También castiga con cárcel de hasta 40 años y multa de 50 mil a 65 mil días de salario mínimo a quien, por cualquier medio, realice actos de sabotaje.

Nota completa: http://m.excelsior.com.mx/nacional/2015/03/13/1013254