Los complejos cinematográficos ofrecen productos con un sobreprecio de 500% o más, explicó el legislador

QUERÉTARO, Qro., 9 de marzo 2016.- El grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados prepara una iniciativa para eliminar la prohibición de introducir alimentos y bebidas a las salas de cine que no fueron comprados en los complejos, que busca beneficiar a millones de asistentes.

En entrevista con El Economista, el diputado Christian Joaquín Sánchez aseguró que la medida “es una manera de impulsar a la industria cinematográfica, retomando su esencia y sentido original, haciendo de una visita al cine una práctica más accesible para todas las personas”.

Con la propuesta, que busca reformar los artículos 20 y 21 de la Ley Federal de Cinematografía, “los exhibidores no podrán restringir al público asistente el ingreso de alimentos y bebidas a las salas cinematográficas, con excepción de bebidas alcohólicas, o cualquier otro producto que afecte la seguridad o tranquilidad del establecimiento, de sus clientes o de las personas discapacitadas”.

Leer más en El Economista