QUERÉTARO, Qro., 11 de julio de 2014.- La doctora Patricia Medina Mejía, oftalmóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Querétaro, indicó que “es necesario que la población se realice un chequeo anual de su salud ocular, ya que el glaucoma no distingue edades y se puede diagnosticar a tiempo para controlar el avance o deterioro del órgano”.

El glaucoma es el incremento en la presión intraocular en el ojo, el cual deteriora el campo visual y produce alteraciones en el nervio óptico, con regularidad este padecimiento está relacionado con la genética y con la aparición de enfermedades crónico degenerativas.

Este padecimiento es una de las principales demandas en el Servicio de Oftalmología del IMSS, después de la catarata y la retinopatía diabética, ya que se brindan entre 12 y 15 consultas de control para pacientes con glaucoma.

El glaucoma no tiene cura, inclusive con tratamiento o cirugía solo se puede detener el avance del deterioro, y con ello se evitará que el daño derive en ceguera.

Padecimientos crónicos degenerativos, como la diabetes mellitus, propician un mayor deterioro en la capacidad visual del ojo enfermo de glaucoma, y sin control en definitiva derivará en ceguera, lo cual aumenta las posibilidades de que personas laboralmente activas se pensionen por este padecimiento.

“No existe alguna forma de prevenir el glaucoma, pero sí se pueden tomar las precauciones para que este pueda ser tratado desde el inicio, y con ello conservar la función visual el mayor tiempo posible”, señaló la doctora Medina Mejía.

Considerada una de las principales causas de ceguera a nivel mundial, el IMSS ha brindado en lo que va del año mil 226 consultas para atender el glaucoma, lo que representa el 14% de la consulta en el servicio de Oftalmología, de acuerdo con la Coordinación de Información en Salud de este instituto.