Vidulfo Rosales reconoce la autenticidad de una llamada filtrada, pero asegura que se refería a recursos donados por empleados del INAH que nunca se entregaron

Tras reconocer que son suyas las voces de un padre de los 43 normalistas de Ayotzinapa y del abogado de ellos, que se escuchan en una grabación difundida este martes, el defensor Vidulfo Rosales aseguró que los 200 mil pesos de los que hablan en la conversación son donaciones que habría de entregar el INAH y no dinero del narcotráfico, destaca Excélsior.

Este martes se hizo público el audio de una conversación en la que Mario César González Contreras, padre de uno de los estudiantes desaparecidos, comenta a Vidulfo Rosales que recibió una llamada amenazante de un supuesto integrante del cártel Guerreros Unidos, en la que se hacía alusión al supuesto envío de 200 mil pesos de ese grupo delictivo a los padres de los estudiantes, pero que los recursos nunca habrían llegado a su destino.

En entrevista con Adela Micha en Grupo Imagen Multimedia, Vidulfo Rosales reconoció que la amenaza enviada a Mario González Contreras se dio en el contexto de un conflicto entre los padres de los normalistas por los fondos que habrían sido donados por el sindicato del Instituto Nacional de Antropología e Historia (NAH) a los padres de los desaparecidos, por lo cual se generó una suerte de malos entendidos.

Explicó que, efectivamente, tales recursos jamás los recibieron los padres, por lo que se generó confusión y dudas entre ellos, ante lo cual le pidieron al abogado que investigara la supuesta donación del INAH.

Leer más en Excélsior