QUERÉTARO, Qro., 08 de marzo de 2020.- Martín Lara Becerril, vicario general de la Diócesis de Querétaro, urgió a que los movimientos de las mujeres sirvan para cambiar las injusticias y violencia a la que actualmente se enfrentan.

Las manifestaciones, por tanto, deben ser únicamente la punta de lanza, misma que deberá continuarse con un proceso de educación social que, a favor de los derechos de las mujeres, se imparta tanto al interior de las familias como de las aulas.

“Esa es la finalidad. ¿Después de esto que sigue? Pues sigue un proceso de educación, tanto de los varones como de las mujeres, un proceso educativo”.

Indicó que al igual que ocurre con los días internacionales, en la iglesia se aprovechó la misa del domingo para orar por las mujeres.

Enfatizó que el aporte de las mujeres a la iglesia católica, así como a la sociedad en general, es grande e invaluable.

Ante el paro nacional del lunes, estimó que ayudará a valorar el aporte de las mujeres.

“Pienso que el impacto ya se está dando, solamente pensar un día sin mujeres, ¿qué vamos a hacer los varones? Indudablemente que el impacto ya se ha dado, y es realmente valorar la presencia de la mujer, en la sociedad. El día de mañana lo experimentaremos; muchas mujeres lo harán, otras no lo harán, totalmente respetable su decisión, pero yo creo que la sociedad, en general, tanto las mujeres como los hombres, ya hemos ido tomando conciencia del aporte invaluable que tienen las mujeres en la sociedad mexicana”.

Por último, remarcó que es necesario forjar una sociedad mucho más sensible respecto a que no debe existir violencia en contra de la mujer, a no verla como una fuerza débil, y sí como un pilar, con dignidad igual que la de los varones.