Ciudad de México, 7 de abril de 2016.-Han pasado 217 días desde la mañana en la que la muerte de Aylan Kurdi dio la vuelta al mundo y conmocionó también a los dirigentes políticos, que prometieron actuar. Poco después pactaron un plan de reparto de refugiados por países, que aún no han cumplido. Han pasado 217 días, algo más de siete meses, y otros 357 niños ahogados desde entonces, según los últimos datos de la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

De acuerdo con Sinembargo, la cifra asciende a una media de casi dos menores muertos al día en las costas del Mediterráneo. Los ahogamientos infantiles constituyen prácticamente la mitad de las muertes registradas en la misma ruta durante los últimos cuatro meses de 2015, y una cuarta parte de las muertes de migrantes en lo que va del año.

Detrás de esas cifras hay niños pequeños, incluso bebés, embarcados en balsas poco seguras para huir con sus familias en busca de un futuro. Ninguna de esas muertes ha vuelto a causar el mismo eco mediático ni ha vuelto a conmocionar a las autoridades europeas, que aquel 2 de septiembre de 2015 dijeron que harían todo lo posible por cambiar las cosas.

Lee más en Sinembargo.mx