QUERÉTARO, Qro., 5 de julio 2017.- En diferentes hechos, elementos policiales del municipio de Querétaro lograron el aseguramiento de dos conductores, en estado de ebriedad, quienes al exceder límites de velocidad, ocasionaron diversos daños.

 

– Dentro de los recorridos nocturnos del operativo Calles Seguras, policías municipales de Querétaro aseguraron a un sujeto, de 22 años de edad, que conducía en estado de ebriedad y portaba un arma blanca.

 

En  la Avenida Centro Sur, de la colonia Cimatario, los oficiales visualizaron una camioneta Ford, tipo Ranger, color arena, con placas de circulación SS2708E que excedía los límites de velocidad y se pasaba las luces rojas de los semáforos.

 

Ya que su actuar ponía en riesgo la integridad de la ciudadanía, además de infringir las disposiciones de tránsito, los elementos policiales le marcaron el alto al conductor, quien hizo caso omiso a las indicaciones y se impactó contra el camellón central de la calle Fray Luis de León.

 

Al tripulante se le encontró un arma blanca tipo navaja, por lo que el personal policial le leyó sus derechos que lo asisten y fue llevado a la Unidad de Fiscalía, por los delitos contra la seguridad del tránsito de vehículos y portación de arma prohibida.

 

– En otro hecho, el personal policial de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Querétaro (SSPMQ) detuvo al conductor de una camioneta Mercury, quien causó daños a otro vehículo, esto tras conducir en exceso de velocidad y en estado de ebriedad.

 

En una llamada ciudadana emitida al Centro de Comunicación y Monitoreo (CECOM) se notificó que un automotor Mercury, color azul, con matrícula MWN2531 iba zigzagueando por la lateral de 5 de Febrero, a la altura de la colonia El Sillar.

 

Para evitar una situación de peligro para los demás automovilistas, los elementos policiales le marcaron el alto al tripulante, sin embargo ignoró las indicaciones, hasta que se impactó contra una camioneta Honda.

 

Por dicha situación, al probable responsable se le informaron sus derechos como detenido, para luego ser llevado a la Unidad de Fiscalía, por el delito de daños dolosos.